Traductor

miércoles, 12 de julio de 2017

LA JUVENTUD Y LAS BASES MILITARES


Un conjunto de organizaciones juveniles ecuatorianas han venido desarrollando últimamente varias sesiones de trabajo en Portoviejo y Quito, en las que participaron representantes de la Jrap, Juventud Alianza País, Juventud Comunista y Juventud Socialista. Los dos motivos principales de estas citas fueron: 1) definir una posición conjunta de dichas organizaciones frente a la situación política que vive nuestra patria, y, 2) participar en el Festival Mundial de las Juventudes Democráticas a celebrarse en Moscú en Octubre próximo.

En relación con el primer punto, la decisión unánime fue respaldar el proyecto de la Revolución Ciudadana, señalando la necesidad de mantener firmemente la unidad de las fuerzas comprometidas en esta causa, sin propiciar ninguna posición divisionista. Como dijo una adolescente manabita: “Los jóvenes de hoy nacimos en el seno de la Revolución Ciudadana y no podemos ni debemos abandonarla”. Esta actitud de tan importantes sectores de la juventud ecuatoriana debería ser un ejemplo para los dirigentes de PAIS y demás organizaciones que se precian de revolucionarias, donde no faltan los intereses de grupo, los apetitos burocráticos y las maniobras de la derecha conducentes a romper la organización creada hace 10 años bajo el liderazgo de Rafael Correa, la cual, con todas las fallas, errores y desviaciones que se le pueden atribuir, constituye el referente más importante de la izquierda ecuatoriana en las últimas décadas.

En relación con el segundo punto, es encomiable la decisión juvenil de encontrarse en Moscú con representantes de todo el mundo. Para ello nuestra juventud debería afinar una posición clara y combativa en defensa de la paz universal, tan seriamente amenazada en estos momentos por la interminable cadena de nuevas guerras desatadas por el imperialismo norteamericano en Medio Oriente y África, con francas amenazas en el Asia y América, donde el Presidente Donald Trump continúa la nefasta línea internacional de intervención imperialista visible cuando Obama declaró el año pasado: “Venezuela se ha constituido en una amenaza seria e inusual para la seguridad de Estados Unidos”, con lo cual se abre la puerta al intervencionismo militar yanqui en la patria de Bolívar, envolviendo a todo el continente, de darse esta, en descomunales hogueras.

A propósito, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana ha puesto en manos del público la obra titulada “Bases militares norteamericanas en el mundo. Capítulo Especial Ecuador”. Los jóvenes pueden con esta obra disponer de un material fundamental para conocer el problema grave de las bases norteamericanas asentadas en los cinco continentes, y que las tienen varios países de América, lo que nos pone en el riesgo cierto de caer bajo las botas invasoras de los ejércitos yanquis.

Además, para orgullo de los ecuatorianos, esta obra nos muestra también el caso insólito de que nuestro pequeño país ha derrotado cinco ves al poderoso imperio del Norte al expulsarlo de las bases de Salinas, Galápagos, Archidona, Manta y de ese enclave de espionaje que fue el Instituto Lingüístico de Verano que gobiernos entreguistas permitieron asentarse en la provincia de Napo durante más de tres décadas, hasta que fue expulsado por el presidente Jaime Roldós Aguilera dos días antes de ser asesinado. Estas sonadas victorias del diminuto David ecuatoriano frente al descomunal Goliat deben constituirse en luminoso ejemplo para la joven generación. 

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 5 de julio de 2017

DIÁLOGO POR ARRIBA…. ¿Y POR ABAJO?


El presidente Lenin Moreno ha puesto en marcha su promesa electoral: “Abrir el diálogo con todos los actores sociales”. Bien por el cumplimiento de la palabra empeñada, y bien por la democracia (por esta democracia con tantos baches y remiendos).

Además hay que tomar conciencia de que las elecciones presidenciales y parlamentarias del 2 de abril, partieron a la sociedad ecuatoriana prácticamente en dos partes cuasi iguales: 52 por ciento de los votos para el candidato de PAIS y 48 para el célebre banquero, con todo su programa conservador-neoliberal apenas comprendido por la mayoría de electores de uno y otro lado.

Ubicado en Carondelet, el flamante mandatario inició enseguida su política de diálogos, comenzando por las Cámaras, la banca, las jerarquías eclesiásticas, las cúpulas policiales y militares alcaldes y alcaldesas; en fin, el Ecuador de arriba, que de algún modo estuvo siempre en el poder, salvo los momentos fulgurantes de la Revolución Ciudadana conducida por Rafael Correa.

Y claro cada uno de estos sectores ha concurrido con sus propios criterios y proyectos, entre los cuales – en relación a las Cámaras- se destacan sus sueños delirantes de volver a la época dorada de los decretos antiobreros y la tercerización que permitía a las empresas extranjeras y a los grandes capitalistas criollos burlarse de la estabilidad de los trabajadores y sus derechos a la organización sindical y al Seguro Social.

Es que este poderoso sector pretende desmontar todo el andamiaje legal, constitucional y social creado en el último decenio, tras más de siglo y medio de exclusión, abandono y discrimen. De allí el tono conciliador de los representantes del capital y de los medios que, de una forma u otra, les pertenecen.

Bueno, también acaba de escucharse a los dirigentes de la CONAIE y otros del sector indígena, varios de los cuales hicieron furibunda campaña contra Lenin Moreno y a favor de Guillermo Lasso. Incluso se le ha dado en comodato dos edificios por cien años, que difícilmente alcanzarán a disfrutarlos los tataranietos de dichos dirigentes.

¿Y el diálogo directo con los de abajo? Como siempre, a la espera. Así los pescadores y montubios de Manabí y de toda la Costa, los barrios pobres de todas las ciudades, comenzando por Quito y Guayaquil; las legiones de desempleados, los estudiantes postergados, los cerca de tres millones de migrantes lanzados al éxodo en todas las direcciones del planeta, con sus familias destrozadas por el feriado bancario, del que se aprovecharon bien muchos empresarios para engordar la panza insaciable de los paraísos fiscales. Y desde luego aquellos 40 mil y más soldados que defendieron la democracia resueltamente, negándose a los afanes golpistas de ciertos mandos que intentaban impedir las elecciones del 2 de abril, o que les ordenaban votar por el banquero.

Claro que el presidente no puede estar en todas partes, pero la crecida burocracia no siempre laboriosa y las organizaciones de partidarios, deberían distribuirse por campos, islas, barriadas populares y más rincones donde sufre y alienta sus esperanzas el ecuador de abajo. Por lo demás, cuando se trata de los diálogos con los eternos dueños de la vida de los demás, es bueno recordar que no siempre estos son imperativos.

Cristo no dialogó con los mercaderes y chulqueros de su tiempo; los echó del templo a latigazos.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 28 de junio de 2017

VERGÜENZA AJENA


Uno de los sentimientos más dolorosos en  el ser humano es la vergüenza ajena, es decir asumir la culpa de otros en algo que nos concierne a los demás. ¿Por qué asumirla si nos causa pesar, disgusto, incluso rabia? Sin duda porque de alguna manera esa culpa nos corresponde, sea por error, negligencia u omisión. En fin, también nos toca.

Lo decimos porque ayer escuchamos a un alto ejecutivo de Petroecuador en entrevista de radio Pichincha Universal, que sentía “ vergüenza ajena” por las irregularidades cometidas en el ente petrolero, que debería  ser símbolo de dignidad ciudadana y de soberanía nacional, pues las pillerías y atracos en ese campo cometidos por distintas autoridades a lo largo del tiempo –en este caso en la “década ganada”- han sido causa mayor para la pobreza de las mayorías, fuente de crímenes mayúsculos, palanca para constituir grandes fortunas, enriquecer a la banca chulquera, fomentar empresas secretas en los paraísos fiscales y alcahuetear el saqueo de nuestra riqueza por parte de  tantas multinacionales petroleras como Anglo, Chevron, Texaco, Gulf, EDC, Halliburton, etc., etc., etc.

Pero no es suficiente tener “vergüenza ajena”. Lo indispensable, lo que no admite dilación ni contemplación alguna es destapar la olla podrida del petróleo ecuatoriano, manejado por distintas mafias a lo largo de varios gobiernos, destacándose en este campeonato de corrupción, en listado incompleto,  los de Osvaldo Hurtado,  León Febres Cordero, SixtoDurán Ballén, Fabián Alarcón, Jamil Mahuad, Lucio Gutiérrez, cuyos sobrevivientes y representantes baten palmas por la apertura del diálogo nacional generosa y democráticamente ofrecido por el presidente Lenín Moreno, al cual cubrieron de insultos  durante la campaña electoral, en que los camisas negras del fascismo amenazaban con degollarlo.

Hace 45 años salió a la luz nuestro libro “El Festín del Petróleo”, hasta hoy recordado y mencionado por muchos ecuatorianos. Un festín en cuya mesa disfrutaron suculentos manjares y bebidas espirituosas los amos mundiales del petróleo y su corte de bufones y bribones, mientras la masa arrojada a la miseria y el olvido se arrastraba para recoger las migajas sobrantes del festín, para engañar el hambre de sus hijos.

Ahora hace falta escribir “el segundo festín”, pero más que ello recuperar la memoria histórica relacionada con el petróleo, para que la nueva generación cobre conciencia y alimente la necesaria decisión de abrir las cuentas y los cuentos secretos de estas repetidas infamias, para inaugurar la nueva historia de la patria,  conducida por banderas de honestidad incorruptible, donde los jefes de tales mafias  se hallen arrojados al basurero del pasado o mastiquen su arrepentimiento en la cárcel.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 21 de junio de 2017

MANTA EN EL CORAZÓN


En las últimas semanas se han desarrollado varios actos en distintas provincias para presentar la obra “Bases militares norteamericanas en el mundo. Capítulo especial Ecuador”, obra publicada por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, destinada a una distribución masiva y gratuita dentro del país y del exterior. Los actos de concurrencia más entusiasta y caudalosa se registraron en Manta y antier, 20 de junio en Riobamba.

La tónica fundamental de esta saga patriótica ha sido una insólita explosión de sentimientos de ecuatorianidad, que puso en su centro un amor particular por Manta, asiento de la última base militar norteamericana, luego de las existentes en décadas pasadas; Salinas, Galápagos, Archidona y una especial, el Instituto Lingüístico de Verano situada en el Napo y que tuvo características seudo culturales-evangélicas pero que cumplió un rol de espionaje a favor de las petroleras yanquis y del militarismo norteamericano.

El recuento de lo hecho por los militares norteamericanos en la Base de Manta durante los diez años que permanecieron allí , de 1999 a 2009, suscitó verdadera indignación y condena a todos aquellos ecuatorianos, gobernantes o líderes políticos y locales que auspiciaron la instalación de ese enclave militar destinado a la guerra continental y mundial, que no a ninguna persecución real del narcotráfico y del terrorismo, como se prometió, pretexto para la entrega de nuestro territorio al Pentágono.

En ese recuente se hizo notorio el reclamo de los pescadores de manta por el hundimiento y desaparición de naves de pescadores por parte de los militares yanquis, con pretexto de buscar drogas o inmigrantes ilegales que intentaban viajar a Estados Unidos. De allí vino la censura a quienes a título de autoridades manabitas o líderes de esa provincia auspiciaron el enclave colonialista mencionado, para hoy asomar como dinámicos defensores del expresidente Rafael Correa, nunca lo apoyaron cuando el expulsó del país a la Base Militar norteamericana, lo que de paso demuestra el descaro de los caciques o pretendidos líderes regionales de nuestras patria, en este caso de Manabí.

Ahora, bajo el flamante gobierno de Lenin Moreno, los elementos pro yanquis se frotan las manos, convencidos de que la apertura democrática del diálogo puede permitirles afianzar sus posiciones favorables al imperio y, en último término, abrirles las puertas  para nuevas concesiones comerciales, territoriales o petroleras. Sólo que están perfectamente equivocados en ello.

Los mencionados actos demuestran que Manta está en el corazón de los ecuatorianos, y no puede ser de otra manera, cuando esta obra se abre justamente con una cita del mensaje que el Viejo Luchador, nuestro Eloy Alfaro, dirigiera en agosto de 1901, en el cual estampo esta vibrante sentencia: Ni una pulgada del suelo de la Patria puede cederse a nadie, sin hacerse reo deparricidio. Nada de vender el territorio; nada de mermar la sagrada herencia que nos legaron los libertadores.

Para finalizar, ¡seguiremos aportando, seguiremos escribiendo para ustedes que constituyen desde siempre nuestra razón de lucha!

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe  

miércoles, 14 de junio de 2017

LA VUELTA DE CHE GUEVARA

El 14 de junio de 1928 nació en Rosario, Argentina, Ernesto Guevara de la Serna, conocido en la historia y la leyenda como “El Che”. Hoy  cumpliría 89 años, pero su vida fue brutalmente cortada en Bolivia el 9 de octubre de 1967 por orden de la CIA. Y es que el imperialismo norteamericano le odiaba y temía como al más peligroso enemigo. Sabía que su voz y su ejemplo de rebelde tenaz y guerrillero indomable levantaban multitudes en los cinco continentes. Los pobres de la tierra, los humillados y ofendidos tenían en él su abanderado; para los jóvenes era la esperanza, el símbolo del Hombre del Siglo XXI. Como lo proclamaba, “no hay fronteras en esta lucha a muerte (contra el capitalismo salvaje y la guerra), no podemos permanecer indiferentes frente a lo que sucede en cualquier parte del mundo”.

Era un verdadero internacionalista, para  él no había fronteras, la humanidad era una sola, aunque amaba con mayor fuerza a Nuestra América, por eso declaró: “Soy cubano pero también soy argentino…Me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica, como el que más”. En correspondencia a ese amor continental, en todas partes surgían combatientes que seguían tras de sus huellas:. En México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Puerto Rico, Venezuela, Brasil, Argentina, Perú, dondequiera. En Colombia, en 1965 surgió bajo su inspiración el Ejército de Liberación Nacional (ELN), bajo cuyas banderas combatió y murió Camilo Torres, el cura hijo de ricos pero defensor de los pobres. Este mismo ELN que hoy, 52 años después de iniciar sus acciones, vital y decidido negocia la paz con el gobierno colombiano en nuestro suelo ecuatoriano, con el auspicio de los gobiernos de la Revolución Ciudadana, el de Rafael Correa y el de Lenin Moreno.

Claro que vivimos otros tiempos. Las dictaduras militares y fascistas sembradas en América Latina en décadas pasadas por obra del imperialismo yanqui y las oligarquías nativas, fueron retiradas por los pueblos que despertaron a la búsqueda de gobiernos progresistas y de un socialismo del siglo XXI que aún está por construirse pero que se mantiene y alumbra en el horizonte. Allí fulgura la faz del Guerrillero Heroico. Es que por más que los opresores y guerreristas del mundo  intenten borrar su nombre y sepultar su ejemplo, El Che permanece y regresará siempre pues los sueños de paz, libertad y justicia que él encarnó, son inherentes al ser humano. Como diría José Martí refiriéndose a Bolívar y a Nuestra América, el Che tiene mucho que hacer todavía.  

La actualidad del Che va mucho más allá, pues su mente abierta y su espíritu fraternal tienen valor permanente como fuente de enseñanza e inspiración para los revolucionarios de cualquier latitud, especialmente desde que colapsó en los años 90 el llamado “mundo socialista”, que encabezó la hoy inexistente Unión Soviética. Esas virtudes se refieren a su firme oposición a todo sectarismo político, dogmatismo ideológico, burocratismo estadista, corrupción administrativa y culto a la personalidad, males que afloran constantemente en el campo de la izquierda y de los gobiernos llamados progresistas o revolucionarios. Por eso mucho más importante que cantar en coro “Hasta siempre Comandante”,  es seguirlo modestamente como soldados de su causa.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 31 de mayo de 2017

LA CONFRONTACIÓN Y LA MANO EXTENDIDA

El sabio Miguel de Unamuno dijo alguna vez que él no apreciaba tanto en Juan Montalvo sus manías cervantinas, sino el insulto. Y vaya que el gran ambateño sabía insultar; por ejemplo al criminal dictador general Ignacio de Veintimilla, lo consagró como Ignacio de la Cuchilla. Posteriormente vendrían otros grandes del Ecuador por ese camino. Ejemplos: Benjamín Carrión bautizó a García Moreno como “el Santo del patíbulo; y por su parte Jaime Roldós motejó a un conjunto de legisladores derechistas y oportunistas, encabezados por Febres Cordero, como los “patriarcas de la componenda”. 

Esto lo recordamos a propósito de las ráfagas de ametralladoras mediáticas disparadas en los últimos tiempos contra Rafael Correa Delgado, a quien se ha calificado virtualmente como insultador profesional y se ha satanizado sus actitudes de confrontación política. Lo primero vino desde su inicio de gobierno, en 2007, cuando él denominó “pelucones” a los pelucones, es decir a los dueños de la plata y del poder, título nobiliario que ya se empleó en la Colonia para identificar a los gamonales dueños de vidas y haciendas.

Por lo demás, hay distintas variantes del insulto, como lo fue contra Correa todo el tiempo la lluvia de caricaturas en la prensa mercantil, en que no se exageraban características físicas o políticas del personaje sino que se lo dibujaba como un troglodita, como un monstruo  insaciable, sanguinario y descomunal.

En cuanto a la confrontación, es decir a mostrarse frontalmente contrario a determinadas realidades, figuras, programas, instituciones o leyes, cuando todo ello significa un mundo de odio, explotación, privilegios , codicia y ambiciones, la confrontación debió ser aplaudida, como debe serlo siempre en similares casos si se preconizan cambios sustanciales en la vida de un pueblo, en la suerte de una nación, pues no puede haber progreso alguno, y menos una revolución, si no se confronta con lo establecido, especialmente cuando este trata de perennizarse.

En este marco, el más grande confrontador de la historia ecuatoriana fue Eloy Alfaro, que se alzó contra la servidumbre eclesiásticas, propició la separación de la Iglesia y del Estado, decretó el laicismo en la educación y, por último, construyó el Ferrocarril odiado y saboteado por los hacendados de la Sierra. ¿Puede alguien, a esta altura de la historia, condenar al “Mejor Ecuatoriano de todos los tiempos” por sus acciones de confrontador?

Lo que sucede es que hoy a propósito de la política de mano extendida , de apertura y diálogo propiciado por el nuevo mandatario, Lenín Moreno, los que siempre vivieron del engaño y explotación al pueblo, los vendepatrias y pelucones soberbios y discriminadores, creen llegado el momento de ir desmontando lo hecho por la Revolución Ciudadana, y suponen equivocadamente que esa actitud democrática del nuevo presidente , les  permitirá  a ellos convertirlo en un remedo de Madre Teresa o en graciosa mascota de casa rica.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 24 de mayo de 2017

4 AÑOS CON LA JUVENTUD… ¿O SIN…?


Entre las promesas de Lenín Moreno durante  la reciente campaña electoral, figuró la creación del ministerio de la juventud. Este ofrecimiento alentó fuertemente las esperanzas de la joven generación y se constituyó, de hecho, en una de las bases de su histórico triunfo.

Había razón para ello: a lo largo de la vida republicana, con excepción del corto tiempo de los dos gobiernos de Eloy Alfaro, la juventud ecuatoriana fue, podría decirse, la última rueda del coche bajo el dominio de la partidocracia.

Carne de cañón en las contiendas electorales, a la hora del triunfo los amos del poder la devolvían a  su eterno  papel de Cenicienta y la mandaban a la cocina, a preparar los manjares para el festín de los de arriba, de la eterna argolla de oligarcas criollos y amos extranjeros, invariablemente provenientes éstos  de la Yoni.

Y cuando los jóvenes, cansados de tanta postergación e ignominia levantaron banderas de protesta y rebeldía, allí estuvo siempre lista contra ellos la orden de tirar a matar, como lo dispuso tantas veces el tirano Arroyo del Río (1940/44)el oligarca José Luis Tamayo en el nefasto 15 de noviembre de 1922, el masacrador social cristiano  Camilo Ponce Enríquez, bañado en sangre de pueblo y juventud de Guayaquil, el 2 y 3 de Junio de 1959, o los fusilamientos enmascarados de contrainsurgencia durante la corrupta tiranía de ese otro socialcristiano llamado León Febres Cordero.

Y cuando llegó a la presidencia un auténtico representante de la juventud, Jaime Roldós Aguilera, fundador de la FESE, presidente de la FEUE de Guayaquil y miembro de URJE, allí estuvo la CIA para asesinarlo el 24 de Mayo de 1981, con el beneplácito de la derecha y de esa seudoizquierda titulada marxista-leninista.

Al advenir un nuevo momento histórico con la Revolución Ciudadana bajo el liderazgo de Rafael Correa Delgado, los jóvenes se movilizaron masivamente arrebatados por el poder de la esperanza. Su voto fue determinante para el triunfo.  Los logros fueron sumándose unos a otros, principalmente en los campos de la educación, el deporte y la participación en planos importantes del parlamento y la administración pública.

Sin embargo, los  condenables casos de corrupción, el burocratismo con sus redes paralizantes y el sectarismo que todo lo rompe y todo lo divide, alejaron en los últimos tiempos a una significativa parte de la juventud, que se dejó seducir por los cantos de sirena  del célebre banquero, cuyos capataces mayores trataron de convertirla en fuerza de choque y agresión contra la opción democrática que vino a representar Lenín Moreno.

Ahora le toca a él recuperar toda esa energía transformadora de la generación que amanece al nuevo día de la patria. Y para ello es preciso –entre tantas otras tareas-  que el nuevo mandatario cumpla su promesa y funde el ministerio de la juventud, una de las bases más efectivas para consolidar la Revolución Ciudadana en los cuatro años venideros.

Lo contrario sería dejar que muera la esperanza.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe