Traductor

domingo, 28 de enero de 2018

ACTO DE PRESENTACIÓN DE LIBROS DE JAIME GALARZA ZAVALA


El martes 30 de enero a partir de las once de la mañana tendrá lugar un singular acto en el Paraninfo Telmo Hidalgo de la Facultad de Economía de la Universidad Central del Ecuador en Quito. La presentación de las obras de Jaime Galarza Zavala, particularmente de la nueva edición de “Che, el Hombre del Siglo XXI”.
El evento está organizado por los círculos culturales de la Facultad de Ciencias Económicas, Sur Editores y el Colectivo Patria y Cultura.
La entrada es abierta para todo público. En el acto se desarrollará coloquio con el autor y un programa artístico.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

ELOY ALFARO Y LA HOGUERA BÁRBARA

(La derecha, los yanquis y la prensa corrupta)


Hoy 28 de Enero se cumplen 106 años de la inmolación del General Eloy Alfaro y sus tenientes, previamente asesinados en el Penal García Moreno y luego arrastrados por las calles de Quito hasta El Ejido donde una turba alcoholizada, embrutecida y fanática encendió con sus despojos la célebre Hoguera Bárbara.

Ocasión sería esta para que los grandes medios de comunicación invitaran al pueblo a rendir homenaje a las víctimas del monstruoso crimen pero no ha sucedido así y es que un siglo después vuelven a resonar similares palabras de odio al calor de una supuesta consulta popular, en respaldo de la cual turbas similares lanzan tomates, huevos, piedras y palos a quienes se manifiestan en contra de esa medida, lo que bien puede ser el preludio de nuevos episodios de terror y hogueras bárbaras.

Al respecto es oportuno recordar que entre las fuerzas principales que organizaron y atizaron la candela figuraron notables adalides de la traición a la Revolución Liberal, como Leonidas Plaza Gutiérrez, en unión de terratenientes, banqueros y grandes comerciantes del puerto. Todo ello con la complicidad de cónsules británicos y norteamericanos que fueron testigos del acuerdo de paz firmado por el gobierno de entonces y los jefes alfaristas derrotados en las sangrientas batallas del momento, a lo cual se suma la siniestra campaña de prensa que precedió a la matanza. Así, por ejemplo, el Comercio, de Quito, con fecha 11 de enero de 2012 escribió: “Y no ha de ser pues esta nueva traición a la Patria la que de prestigio ni en el pueblo ni en el ejército a un hombre execrable y aborrecible; será, por el contrario un poderoso estímulo para acabar, de una vez para siempre, con todos estos elementos nocivos para la República” por su parte La Prensa de Guayaquil, decía en la misma fecha refiriéndose al General Eloy Alfar, quien acababa de retornar al país en son de pacificador: “La víbora está en casa y a esta víbora es preciso triturarla”.

Esta mañana hemos escuchado emisoras locales que destacan que El Ejido es un espacio muy querido por el pueblo, lo cual justo y cierto pero han destacado que sirve para la diversión del público y el comercio al menudeo, pero no han recordado que hoy se cumplen 106 años de aquel genocidio, que debe ser recordado no solo por respeto a la memoria de aquellos grandes muertos sino como alerta frente a los oscuros días que parecen por venir.


E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 17 de enero de 2018

Carta al diario "El Telégrafo"

Quito, 16 de enero de 2018

Señores
Fernando Larenas,
Director del diario El Telégrafo

Andrés Michelena,
Director de Medios Públicos.
Presente.



De mi consideración.

Con fecha 3 del presente mes, envié a la redacción de El Telégrafo mi habitual colaboración periodística, que se publicó al día siguiente, jueves 4, bajo el título de ‘El derecho a la esperanza’. Lamentablemente, mi artículo sufrió dos mutilaciones, la una relativa a la frase  ‘por arte de maquiavélicos magos’, referida a personajes  que habrían influido en determinados asambleístas que ‘se acostaban correístas y amanecían morenistas’. La otra mutilación se relaciona con  la supresión de los nombres de diez provincias ecuatorianas –Pichincha, Guayas, Manabí, Santa Elena, El Oro, Los Ríos, Azuay, Loja,Chimborazo, Tungurahua- donde, como explicamos en nuestra nota, surgió una corriente de izquierda unitaria en base de movimientos sociales, colectivos culturales, líderes diversos, alejada de cualquier sectarismo y que levantó como bandera la Segunda Independencia, antes enarbolada y hoy abandonada por Alianza País. Con la circunstancia -  lo aclaramos- que esta corriente fue de fervoroso apoyo a la candidatura presidencial de Lenín Moreno,  y además autónoma, pues no obedeció a ninguna directiva de Alianza País.

 La mutilación de mi artículo significa, señores, que estamos en presencia de una política editorial de censura a la libre opinión de los periodistas, lo cual, unido a la separación de otros colaboradores del diario, independientes y valiosos,  marca una ruta antidemocrática, a tono con los oscuros planes neoliberales hoy en boga, que no los  comparto, por lo que a partir de ahora suspendo definitivamente mi colaboración periodística con este diario, lamentando hacerlo dado que mi palabra es escuchada y respetada por amplios sectores del pueblo ecuatoriano.


Atentamente.


Jaime Galarza Zavala 




E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 3 de enero de 2018

EL DERECHO A LA ESPERANZA


En algún lugar de  Noroccidente de Pichincha, en la noche del 31 de diciembre, un grupo de festejantes del Año Nuevo se aprestaba a quemar al Viejo en la efigie del Vicepresidente de la República Jorge Glas. ¿Por qué él justamente? La respuesta la dio uno de los jóvenes presentes: ‘Porque este sinvergüenza nos robó a todos los ecuatorianos’, a lo cual una mujer de edad agregó: “A este ladrón deberían quemarlo vivo, no en muñeco’, en tanto un hombre maltrajeado remató: ‘todos los políticos son ladrones’.

En estas frases se podría sintetizar un estado de ánimo corriente en los últimos tiempos en el País de la Mitad del Mundo. Un estado de ánimo que refleja una profunda desesperanza, fruto de la campaña de odio que nos inunda, envuelta en una maraña de verdades y medias verdades, rumores y calumnias, acusaciones de traición y deslealtades, descalificación de cualquier logro social o político alcanzado en los últimos diez años, en la que para unos fue una década ganada y para otros todo lo contrario: una década irremisiblemente perdida.

Una de las causas principales para esta situación de amargura sin duda extendida, es la división y drástica ruptura de Alianza País, el movimiento que suscitara tanta esperanza en años anteriores por los avances a favor del país, de su soberanía, de los derechos de la gente, y que comenzó a declinar severamente con la derrota que sufriera la organización en febrero del 2014 durante las elecciones municipales

Las voces que se alzaron entonces para exigir rectificaciones jamás fueron escuchadas: Sigue campante el sectarismo, la ausencia de autocrítica, la falta de rectificaciones, los compadrazgos. Hasta que llegamos a las elecciones presenciales y enseguida la mencionada ruptura, adobada con el juicio contra el vicepresidente y el tsunami de oportunismo desatado a todos los niveles, con asambleístas que se acostaban correistas y amanecían morenistas por arte de magia (o por arte de maquiavélicos magos).

¿Quiere esto decir que todo está perdido para siempre? No, en modo alguno. Nuestro país es de grandes resurrecciones después de que ha caído en el abismo y en las derrotas. Ahora mismo, en los últimos meses, en varias provincias –cuando menos Pichincha, Guayas, Manabí, Santa Elena, El Oro, Los Ríos, Azuay, Loja, Chimborazo, Tungurahua surgió una corriente de izquierda unitaria en base de movimientos sociales, colectivos culturales, líderes diversos, siempre alejados de cualquier sectarismo y que levantó una inmensa bandera, desgraciadamente abandonada por correistas y morenistas: la Segunda Independencia. Esa bandera flotará en nuevos vientos de esperanza. Éxitos para todos los que seguimos en la lucha!!

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________

P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 27 de diciembre de 2017

JORGE GLAS EN LA JAULA DE LOS LEONES


El 11 deseptiembre de 1982 se encontró el cadáver del joven Iván Egas, en un charco de sangre y mutilado, dentro de la jaula de los leones del Zoológico del Colegio Militar Eloy Alfaro, Quito. Había sido arrojado allí, moribundo aún, por asesinos que respetaron esa vida humana menos  que las fieras, que se abstuvieron de devorar el cuerpo de la víctima.

Se suscitaron incontables versiones  sobre el macabro suceso, siempre mencionando líos de faldas y de botas. Aunque las más agudas sospechas se dirigieron a un tal teniente coronel del Ejército, fue acusado y sentenciado un inocente: el cabo Floresmilo Bolaños, guardián del establecimiento, quien hubo de pagar seis años por un crimen no cometido. Y seis años en una cárcel ecuatoriana no eran un mes de vacaciones en Miami, sino un capítulo más del infierno de Dante. La inocencia de Bolaños y la consiguiente reparación por parte del Estado vino a  darse casi treinta años después.

Hoy, Jorge Glas, Vicepresidente de la República del Ecuador, elegido el dos de abril por millones de ciudadanos, se encuentra en el centro de otra leonera, más feroz quizá que la del Zoológico de entonces.

Esa leonera la constituye un cerco implacable de múltiples poderes locales e internacionales, de altos y bajos niveles, entre ellos el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que hasta hoy oculta a los asesinos de Kennedy; ese pantano de lagartos insaciables denominado Odebrecht, malhechores mundiales como el delator brasileño José Santos, magistrados que resultan ser campeones de lectura rápida (cien documentos por día), linchadores mediáticos a tiempo completo, parlamentarios convertidos en tales por milagro, banqueros nostálgicos del célebre Feriado, líderes izquierdistas que danzan abrazados con momias derechistas, en fin, acusadores particulares que luego de pedir la horca para Glas, declaran a la prensa que se hallan muy tristes por la suerte de la víctima.

Al margen de que Jorge Glas sea culpable del montón de acusaciones que pesan sobre él –lo cual no está plenamente demostrado hasta la fecha-  es indudable que el debido proceso no se ha observado conforme lo prescriben las normas vigentes y más bien se ve que hay un ritmo vertiginoso para  confirmar los seis años de cárcel, cifra que coincide con los seis que pagó injustamente el cabo Floresmilo Bolaños. Con la circunstancia de que, en este caso, están haciendo cola los aspirantes a reemplazar al Vicepresidente caído. 


E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

martes, 28 de noviembre de 2017

JUDAS


El Canciller de la Dignidad y el Patriotismo, como fuera calificado en su momento José Peralta, el ilustre actor e ideólogo de la Revolución Alfarista, escribió libros de historia que son ejemplo de apego a la verdad y la justicia. Una de estas obras se intitula ‘Eloy Alfaro y sus victimarios´¨, en la cual no deja hueso sano a la felonía de Leonidas Plaza Gutiérrez, el emboscado autor del Arrastre de Alfaro y sus tenientes en aquel fatídico 28 de Enero de 1912 cuando el maridaje de liberales traidores y conservadores ultramontanos encendieron en El Ejido de Quito la ´ Hoguera Bárbara´¨, motivo de vergüenza histórica para el pueblo ecuatoriano.

Sobre este crimen volvió a escribir una y otra vez José Peralta, y seguramente pensando en el tenebroso asesino del Arrastre, poco después, desterrado en Lima por el mismo Plaza Gutiérrez, dibujó entre sus ‘Escritos del Destierro’ esta lapidaria estampa de Judas Iscariote:
“Allí donde hay un felón, un malagradecido, un infame que vende al benefactor y a la patria, un desleal que revela  el secreto  depositado en su pecho, un miserable que muerde la mano  que lo levantara del polvo, allí vemos toda la asquerosa y detestada catadura de Judas”.

Sin ser el único caso, la traición de Leonidas Plaza Gutiérrez resulta un modelo clásico de villanía en nuestro medio ecuatoriano. Colocado por Alfaro al rango de los grandes generales de la Revolución del 5 de Junio, encumbrado por él y por José Peralta al solio presidencial en 1901, amarrado por matrimonio de conveniencia a los terratenientes antialfaristas de Quito, reptando silenciosamente en conventos y casas ricas, el hábil conspirador fue juntando amigos y testaferros, engañando a ingenuos y honestos militares, utilizando a los mercenarios de los medios privados, hasta armar la caída del Viejo Luchador y sus compañeros de armas.

Ahora, cuando tanto se habla de deslealtades y traiciones, la juventud debe repasar estas crudas páginas de la historia, y desterrar lejos el ejemplo de Judas y las 30 monedas de la traición, que hoy se traducirían, cuando menos, en 30 millones de dólares.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 22 de noviembre de 2017

EL RETORNO DEL LÍDER


Se halle uno a favor o en contra, se le aplauda o condene, nadie puede desconocer que en los últimos once años de vida política, el Ecuador ha tenido un solo líder de influencia real y vastas proyecciones: Rafael Correa Delgado. Su figura surgió en 2006, tras de once gobiernos fracasados, de los cuales tres (Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez) cayeron estrepitosamente, derrocados por incontenibles levantamientos populares.

Fueron 15 años de gobiernos de la partidocracia, una vez asesinado el presidente Jaime Roldós Aguilera el 24 de Mayo de 1981. Un período de corrupción galopante, de entreguismo a favor de las multinacionales petroleras, de paquetazos neoliberales que hambrearon más al ya exhausto pueblo ecuatoriano.

Contra ese estado de cosas se erigió el liderazgo de Rafael Correa  que a poco fundó el mayor movimiento político de la historia nacional en el siglo veinte, la Alianza PAÍS, proclamó la Revolución Ciudadana y se lanzó por el camino de una nueva Constitución, inmediatamente avalada por las grandes masas, pese a las maquinaciones contrarias de la derecha, los grandes empresarios, los medios privados y los intereses imperiales.


Hoy el vicepresidente Glas está preso bajo incontables acusaciones de corrupción (hasta este momento no probadas). En tanto, Rafael Correa, terminado su mandato, se fue del Ecuador rumbo a Bruselas, la capital de Bélgica, patria de su esposa. Ahora Rafael Correa anuncia su retorno al Ecuador, expresa su voluntad de continuar la lucha e indica que se propone reconstituir su movimiento político. Que pueda lograrlo, por el momento es un acertijo. 


E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe