Traductor

miércoles, 24 de mayo de 2017

4 AÑOS CON LA JUVENTUD… ¿O SIN…?


Entre las promesas de Lenín Moreno durante  la reciente campaña electoral, figuró la creación del ministerio de la juventud. Este ofrecimiento alentó fuertemente las esperanzas de la joven generación y se constituyó, de hecho, en una de las bases de su histórico triunfo.

Había razón para ello: a lo largo de la vida republicana, con excepción del corto tiempo de los dos gobiernos de Eloy Alfaro, la juventud ecuatoriana fue, podría decirse, la última rueda del coche bajo el dominio de la partidocracia.

Carne de cañón en las contiendas electorales, a la hora del triunfo los amos del poder la devolvían a  su eterno  papel de Cenicienta y la mandaban a la cocina, a preparar los manjares para el festín de los de arriba, de la eterna argolla de oligarcas criollos y amos extranjeros, invariablemente provenientes éstos  de la Yoni.

Y cuando los jóvenes, cansados de tanta postergación e ignominia levantaron banderas de protesta y rebeldía, allí estuvo siempre lista contra ellos la orden de tirar a matar, como lo dispuso tantas veces el tirano Arroyo del Río (1940/44)el oligarca José Luis Tamayo en el nefasto 15 de noviembre de 1922, el masacrador social cristiano  Camilo Ponce Enríquez, bañado en sangre de pueblo y juventud de Guayaquil, el 2 y 3 de Junio de 1959, o los fusilamientos enmascarados de contrainsurgencia durante la corrupta tiranía de ese otro socialcristiano llamado León Febres Cordero.

Y cuando llegó a la presidencia un auténtico representante de la juventud, Jaime Roldós Aguilera, fundador de la FESE, presidente de la FEUE de Guayaquil y miembro de URJE, allí estuvo la CIA para asesinarlo el 24 de Mayo de 1981, con el beneplácito de la derecha y de esa seudoizquierda titulada marxista-leninista.

Al advenir un nuevo momento histórico con la Revolución Ciudadana bajo el liderazgo de Rafael Correa Delgado, los jóvenes se movilizaron masivamente arrebatados por el poder de la esperanza. Su voto fue determinante para el triunfo.  Los logros fueron sumándose unos a otros, principalmente en los campos de la educación, el deporte y la participación en planos importantes del parlamento y la administración pública.

Sin embargo, los  condenables casos de corrupción, el burocratismo con sus redes paralizantes y el sectarismo que todo lo rompe y todo lo divide, alejaron en los últimos tiempos a una significativa parte de la juventud, que se dejó seducir por los cantos de sirena  del célebre banquero, cuyos capataces mayores trataron de convertirla en fuerza de choque y agresión contra la opción democrática que vino a representar Lenín Moreno.

Ahora le toca a él recuperar toda esa energía transformadora de la generación que amanece al nuevo día de la patria. Y para ello es preciso –entre tantas otras tareas-  que el nuevo mandatario cumpla su promesa y funde el ministerio de la juventud, una de las bases más efectivas para consolidar la Revolución Ciudadana en los cuatro años venideros.

Lo contrario sería dejar que muera la esperanza.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 17 de mayo de 2017

¿Y QUÉ DE LA CULTURA NACIONAL?


No ahora ni por consideraciones particulares: lo hemos dicho en forma abierta de modo reiterado: en materia de política cultural, la Revolución Ciudadana le debe al  país. Si bien es cierto que en varios aspectos estamos frente a una “década ganada”, principalmente en materia social, legal e institucional, en el campo de la cultura hemos tenido  una década perdida, con una decena de ministros que se han turnado en la respectiva cartera en estos diez años.

No se trata de negar los valores y virtudes de tales exfuncionarios, varios de ellos verdaderos signos del arte, las letras o la ciencia, como el poeta Antonio Preciado, iniciador de esta saga ministerial. 


Tampoco es del caso desvalorizar los actos puntualmente efectuados en la materia, pero nada de ello puede responder a cuestiones trascendentales como las siguientes: ¿Hubo en esta década una política cultural clara, coherente, trascendental, inclusiva? ¿Qué manifestaciones significativas se desarrollaron en el campo de la interculturalidad y con qué porciones considerables de la comunidad ecuatoriana (afrodescendientes, indígenas, montubios, marginales, inmigrantes, etc.)? ¿Qué contraofensiva desarrollada frente a la invasión cultural consumista, individualista, mercantilista  y degradante? ¿Hubo alguna acción consistente dirigida a la nueva generación de creadores e investigadores? ¿Y qué para la infancia?

Por este orden se podría adicionar varios interrogantes que prácticamente quedarían sin respuesta. Una demostración de todo lo dicho es que recién, a los diez años de creado el ministerio respectivo, la Asamblea Nacional aprobó la Ley de Cultura.

Claro que en el listado de responsabilidades no sólo se halla el gobierno o la Asamblea, pues buena parte de la responsabilidad corresponde a la Casa de la Cultura Ecuatoriana, que ha justificado su morosidad en la falta de presupuesto, muchas veces depreciado por el incremento de una burocracia resultante de tradicionales trincas o cacicazgos enquistados en la institución, con mezquindades centralistas notoriamente antidemocráticas, como lo demuestra la tozuda oposición al funcionamiento del Núcleo de Pichincha, inaugurado en el 2012 por iniciativa de Jaime Galarza, entonces Vicepresidente Nacional de la CCE, y desconocido posteriormente hasta hoy, en que se ha procedido a la elección de su directiva gracias a la tantas veces postergada y repudiada Ley de la materia, hoy aceptada por los dirigentes de la Casa sin beneficio de inventario.

Visto todo lo cual cabe una pregunta: ¿No se vuelve necesaria una revolución cultural dentro de la Revolución Ciudadana?

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

miércoles, 19 de abril de 2017

LA BATALLA OCULTA


Con el acto celebrado ayer, 18 de abril, en el Coliseo Rumiñahui, elConsejo Nacional Electoral atendió debidamente el pedido inicial de recuento parcial de la votación dada por la ciudadanía en las elecciones del 2 de abril; acto efectuado con la participación de centenares de observadores, autoridades electorales, delegados de Alianza País, oficiales de las Fuerzas Armadas y de la Policía, a la vez que  solemnizado y certificado por numerosos observadores internacionales, la OEA incluida.

Los representantes de los peticionarios que debían acudir en nombre de CREO-SUMA brillaron por su ausencia. Y es que previamente habían cambiado su solicitud inicial de un recuento parcial por la ilegal y astronómica petición de que se contaran todos los votos emitidos en la segunda vuelta, es decir, cerca de 12 millones. De haber sido esto posible, allí los tendríamos a los delegados del binomio perdedor Lasso-Páez haciendo líos en la verificación de cada voto a cuenta del supuesto fraude que ellos alegan, para que la proclamación del binomio victorioso Lenin Moreno-Glas demorara por los siglos de los siglos, amén.

Ahora debemos esperar nuevas maniobras dilatorias, como el calentamiento de las calles efectuado por grupos y militantes de la Alianza derechista derrotada, fuesen pagos o simplemente fanatizados por la propaganda y las consignas venenosas de la ultraderecha, cuya consigna inalterable es y será impedir la gobernabilidad del presidente electo por las mayorías, para que fracase todo intento de continuar, profundizar y mejorar la política de la Revolución Ciudadana, que tantos logros ha tenido en esta década a favor de los sectores pobres y vulnerables de la sociedad ecuatoriana.

En la candente contienda electoral que vivimos, está presente un enfrentamiento de dos modelos irreconciliables: el de los necesarios cambiospolíticos y sociales con Lenin Moreno, y el neoliberal de  la ultraderecha: privatización de la educación, la salud pública, la seguridad social, las diversas empresas del Estado y , de paso, el despido masivo de servidores públicos, la rebaja de los salarios y horas de trabajo en las empresas privadas, a lo que se agrega la consolidación del imperio mediático ejercido por un conjunto de medios especializados en la desinformación, la mentira y la calumnia. 

Todo esto sin contar con que detrás del proceso electoral ecuatoriano, hay una batalla oculta que libra la patria de Eloy Alfaro y toda América Latina contra la dominación norteamericana, ávida por recuperar mercados, apoderarse de nuestros grandes recursos naturales, volver a los gobiernos colonizados y convertirnos en bases militares para consolidar la política de dominación mundial en que se hallan febrilmente empeñados los señores de la guerra: los fabricantes de la industria bélica más descomunal de todos los tiempos, que se mueve tras el Pentágono, al cual Donald Trump acaba de dar muestras abiertas de adhesión con el incremento del presupuesto de defensa y los bombardeos de Siria y Afganistán.

Esta batalla oculta debe ser denunciada y esclarecida para que la comunidad ecuatoriana en su conjunta comprenda que aquí, en nuestro pequeño país, la lucha liberadora será más dura y prolongada de lo previsto, pues detrás de las ambiciones de un banquero y las bravuconadas de un fascista incendiario, están los designios de dominación mundial que alimenta el imperio más grande y bárbaro que ha sufrido el planeta Tierra.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.

C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

miércoles, 12 de abril de 2017

MÁS ALLÁ DE LAS URNAS


El 2 de abril concluyó el proceso para elegir presidente y vicepresidente de la República, entre los binomios Lenin Moreno-Jorge Glas y Guillermo Lasso-Andrés Páez. Las cifras que arrojaron las urnas arrojan como resultado el triunfo del primero, por una cifra cercana a los 250 mil votos, cuando legalmente con un solo voto de ventaja ya era ganador. Lleno de rabia y despecho, el segundo binomio ha llevado su derecho al pataleo a límites extremos para que se desconozca esa legítima victoria de los candidatos de Alianza País, apoyados por centenares de organizaciones y colectivos sociales. 

Victoria reconocida por cerca de 300 observadores internacionales, incluidos los de OEA, entidad llamada a gritos por los propios perdedores días antes del 2 de abril, seguramente convencidos que les iba a dar una mano, dados sus antecedentes intervencionistas, favorables a la política norteamericana. Luego el triunfo de este binomio fue reconocido por gobiernos y misiones diplomáticas del mundo entero, incluido el gobierno de Estados Unidos.

Pero el derecho al pataleo se ha convertido en peligrosas pataletas que no solo afectan a la imagen de los derrotados sino que pone en riesgo la existencia misma de la frágil democracia que ha construido el país con grandes sacrificios, particularmente en los últimos diez años. 

El desconocimiento de la autoridad del Consejo Nacional Electoral, el irrespeto a la misma, las amenazas de muerte a su presidente, la vocinglería sobre un inexistente fraude, el asedio físico a las sedes electorales en Quito, Guayaquil y otras ciudades, la absurda pretensión de que se recuenten los once millones de votos emitidos (tarea que además de ilegal llevaría varios meses), a lo cual se suma el delirante pedido de Enrique Herrería quien, saliendo de su tumba política, clama porque se realice ¡una tercera vuelta!

Todo esto forma parte de un plan de desestabilización del gobierno actual y del entrante. Deslegitimar la victoria de Lenin Moreno y sembrar de obstáculos el camino de la gobernabilidad que necesita para constituir la nueva administración e iniciar el cumplimiento de su plan de reivindicaciones sociales, progreso económico y consolidación de las instituciones del Estado. De allí proceden las desvergonzadas maniobras para atraer a las Fuerzas Armadas, mediante llamamientos públicos y movimientos dentro de los cuarteles apenas disimulados.

Por otra parte, hay algo de lo cual apenas se habla entre las fuerzas triunfantes, y es el hecho evidente de que el plan golpista Lasso-Páez, forma parte de un programa internacional de ataque y derrocamiento de los gobiernos progresistas de América Latina, que ha dado frutos ya en Honduras, Paraguay, Argentina, Brasil, mientras avanza peligrosamente en Venezuela y Ecuador. Detrás de ese plan, como siempre, están los más agresivos círculos dominantes de Estados  Unidos, como la mafia financiera, el Pentágono y la CIA. No ver esto con claridad es no darse cuenta de lo que se oculta más allá de las urnas.

¿Qué dicen ante esto los llamados izquierdistas que se mueven tras la cola de Lasso - Páez? ¿Dónde quedó su historial de lucha contra la banca chulquera y la oligarquía caníbal? ¿En qué recodo del camino abandonaron su estruendoso antiimperialismo?

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

miércoles, 5 de abril de 2017

DESAFÍOS PARA LENÍN


El soberbio banquero se hallaba pintando pajaritos en el cielo de sus ilusiones políticas, cuando el martes 4 de abril vino el alcalde Nebot, le quitó la escalera y le dejó colgado de la brocha. De nada le sirvió al banquero el pacto efectuado dos meses antes, en la primera vuelta electoral -19 de febrero- para que la significativa votación alcanzada por Cynthia Viteri le fuera endosada por disposición del alcalde a favor de Guillermo Lasso, el banquero de marras, para la segunda vuelta.


La fórmula aplicada es la misma de la derecha venezolana: calentamiento de las cabezas, primero, y luego calentamiento de las calles, con la destrucción, los incendios y los cadáveres del caso. Claro, esa es la fórmula, acompañado de una táctica perversa: ni gobernamos ni dejaremos gobernar. Sólo que aquí hay un pueblo que ha hecho suyos los postulados de la Revolución Ciudadana, reconoce los logros y beneficios de ésta y se halla lejos de desearle el infierno al “correísmo” y su máximo líder. Un pueblo que en esta última década ha vivido y aprendido a vivir en democracia, aunque esta tenga numerosos baches y limitaciones.

Desde luego, el camino para el nuevo mandatario no está sembrado de rosas y presenta grandes y numerosos desafíos, entre los cuales se cuentan los siguientes: desterrar el sectarismo posesionado en planos de dirección y militancia de Alianza PAÍS, que esta ocasión, igual que en las últimas elecciones municipales, alejó a grandes sectores de simpatizantes y permitió la consolidación y nuevos avances de la derecha.

Esto le obliga a Lenín Moreno a reconocer que su histórico triunfo no se los debe únicamente a Alianza PAÍS sino también a otras fuerzas y organizaciones afines, grandes o pequeñas, nacionales o locales, que pusieron todo empeño y no pocos sacrificios para llegar al final victorioso.

Esto, a la vez, entraña la necesidad de que estas fuerzas fraternas sean tomadas en cuenta o, al menos, consultadas para la conformación del nuevo gobierno, pues de otro modo podrían imponerse el consabido reciclaje de figuras oficiales, el amiguismo y los lazos familiares, que muchas veces resultan ser sogas para ahorcarse.

Por otro lado, se impone la urgencia de impulsar postulados que han sido postergados u olvidados, como la Revolución Agraria, que exige extirpar definitivamente el antiguo o nuevo latifundismo, crear toda clase de incentivos para el desarrollo y el retorno al campo, incluída la colocación de los auténticos representantes del sector –indígenas, montubios, cholos, pequeños y medianos agricultores en los mandos de las transformaciones del campo. Esto significa, a la vez, superar los estrechos límites de la tecnocracia y la burocracia.

Por otra parte, se impone que desde el inicio el nuevo gobierno lleve a la práctica, sin dilación ni contemplaciones, el principio repetidamente sostenido por Lenín en la campaña: combatir la corrupción de hoy y de ayer, lo que significa crear un sistema de información, vigilancia y direccionamiento oficial transparente y confiable adjunto a la presidencia, sin perjuicio de las atribuciones propias del control, el sistema judicial y la Fiscalía del Estado.

Sólo así se sentarán las bases de una nueva moral ciudadana y se afirmará la confianza del pueblo, especialmente de los pobres y marginados de siempre. He allí unos cuantos desafíos que tiene por delante el flamante abanderado del nuevo capítulo de la Revolución Ciudadana.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.

C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

viernes, 24 de marzo de 2017

LASSO Y EL CALENTAMIENTO GLOBAL


Salvo la encuestadora CEDATOS que trata de vendernos el embuste de que en las elecciones presidenciales habrá un empate técnico entre Lenin Moreno y Guillermo Lasso, otras cuatro empresas de sondeo  le adjudican al primero una cómoda victoria que, en números redondos, significa más de un millón de votos. Y es que resulta fácil constatar esta ventaja; basta ver el crecimiento del apoyo popular a Lenin Moreno en todas las provincias, y esto por la acción múltiple de sectores políticos democráticos y organizaciones sociales que no necesariamente forman parte de Alianza PAÍS.

Nosotros mismos hemos tenido la oportunidad de participar en días recientes de reuniones en Portoviejo, Guayaquil, Cuenca y Riobamba, donde se constituyeron frentes unitarios de acción que enseguida comenzaron sus labores por la conquista del voto popular y la preparación de medidas de control y custodia del triunfo que desde ya se anuncia será desconocido por el banquero y su combo derechista y oportunista, al cual han ido a parar desechos de la decrépita partidocracia y minipartidos que se membretan como izquierdistas.

Mientras el calentamiento global cae sobre el planeta con efectos destructores en forma de verdaderos diluvios, deslaves colosales y nociva elevación de la temperatura, aquí, sobre nuestro lindo y sufrido Ecuador,  el banquero y su combo han iniciado un calentamiento global de carácter político, que podría acabar con nuestra débil democracia   y prender una nueva hoguera bárbara que envolvería con implacables lenguas de fuego a todo nuestro pueblo. La bandera de los incendiarios, en este caso, es la mañosa y anticipada versión de que el 2 de abril habrá un fraude gigantesco para desconocer la supuesta victoria del banquero. A sus huestes, pagadas o crédulas, que las tiene, les vienen calentando las orejas y las cabezas a fin de que ese día desencadenen su furia destructiva.

Para ello se valen de cualquier medio, por infame que sea, como el de utilizar las redes sociales por mano de numerosos y bien pagados tuiteros y calumniadores de oficio, a fin de desorientar a los electores, sembrar la duda y acicatear un odio nunca visto antes en la política ecuatoriana. En sus siniestros planes cuentan, por cierto, con la estridente vocería de medios privados, en que se suman diarios, canales de televisión y radiodifusoras de todo el país. Y más allá todavía: cuentan con el apoyo de altos oficiales de las Fuerzas Armadas, activos o pasivos, que reúnen a la tropa y tratan de ideologizarle en contra de la candidatura de Lenin Moreno, porque supuestamente representa un peligro para la institución, por lo que ella debe apoyar decididamente al banquero Guillermo Lasso.

Y más todavía: este y su combo gozan del apenas oculto apoyo de la CIA y la participación de la derecha continental, con Mauricio Macri y los fascistas venezolanos a la cabeza. Hay, pues, un grave peligro a la vista, pero por fortuna, el calentamiento global de Lasso y su combo puede ser detenido por la calurosa decisión de todo un pueblo que en estos últimos años aprendió a vivir en democracia.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

miércoles, 15 de marzo de 2017

MENSAJE A LOS SOLDADOS


En mi libro más conocido, “El festín del petróleo”, publicado en 1972, estampé la siguiente dedicatoria: “A la memoria de los soldados ecuatorianos caídos en 1941, en una guerra del petróleo”. Ese pórtico le conduce al lector a la historia de una criminal trama bélica urdida por la todopoderosa compañía Standard Oil de Rockefeller y en la cual, a la postre, nuestra patria  fue sacrificada con la mutilación de su territorio amazónico gracias a la traición del gobierno oligárquico de entonces, confabulado con los invasores peruanos,  mientras nuestro pueblo lloraba a sus muertos, soldados pobres, tenientes y capitanes abandonados a su suerte pero que cayeron heroicamente alzando la bandera ecuatoriana. Mientras tanto, la mayoría de los mandos militares gozaba de las prebendas otorgadas por el tirano Arroyo del Río.

A lo largo de la historia posterior numerosos hechos habrían de darse que nos demuestran que, si bien  siempre existieron valerosos jefes, muchísimos de ellos hicieron de las Fuerzas Armadas un mecanismo de lucro personal  para forjar sus fortunas, invariablemente unidos a los jerarcas de la banca privada, el gamonalismo y los grandes empresarios, a quienes sirvieron al extremo de valerse del poder militar para cometer históricas masacres de estudiantes, campesinos y pueblo, en general, como ocurrió en 1922 durante el fatídico 15 de Noviembre, el 3 de  junio de 1959 en Guayaquil por orden del primer presidente socialcristiano, Camilo Ponce Enríquez; en octubre de 1977 en el Ingenio Aztra. Sangre de pueblo derramada por hijos del pueblo, como eran los soldados en cada caso, simplemente utilizados como carne de cañón por mandos cobardes y corruptos que no arriesgaron nada en hechos como aquellos, pero salieron convertidos en héroes nacionales por los dueños del país y la prensa privada.

En todos estos tristes episodios de la vida nacional, fue uno y mismo el resultado para la tropa: volver a rumiar el abandono y la pobreza de sus hogares humildes en la ciudad o el campo.   En todos estos hechos, las falacias cantadas por los altos mandos fueron siempre las mismas: “defensa de la democracia y de las Gloriosas Fuerzas Armadas”.

Hoy la historia se repite, cuando en medio de la pasividad del gobierno nacional, altos jefes reúnen a las tropas, les envenenan contra el Presidente Correa y el correismo, les embaucan con que si triunfa Lenin Moreno en las elecciones del 2 de abril, nuestra patria se convertirá en otra Venezuela, para evitar lo cual hay que votar por Guillermo Lasso. 

No lo decimos por hablar. Así como no mentimos en aquel libro sobre las atrocidades cometidas por los gobiernos y los mandos a lo largo de la historia nacional, ahora igualmente nos sujetamos a la estricta verdad en esta denuncia, que muchísimos ecuatorianos las podrían confirmar si no tuvieran sellada las bocas por el miedo o el dinero. En todo caso, los soldados de hoy no son ni serán las tropas hambrientas y abandonadas a su suerte en 1941: serán y son, junto al pueblo, forjadoras de un tiempo donde se impongan los derechos del pueblo y se construya un Ecuador sin amos criollos y extranjeros. 

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe